Bogotá – México en el Boeing 737 MAX de AeroMéxico

Después de haber pasado casi 1 hora en la Sala VIP de LATAM ( puedes ver la reseña dado click aquí) era tiempo de dirigirme a abordar mi vuelo a México, en este caso la sala de embarque era la última de la terminal internacional, así es que tuve que recorrer una larga distancia desde el Lounge a la Puerta de embarque.

Cuando arribe ya se encontraban la mayoría de los pasajeros y la tripulación lista para abordar el vuelo. El día era gris y frío, creo que es una característica ( mes de noviembre) del clima de la capital colombiana.

El abordaje se dio en tiempo y forma, afortunadamente logre conseguir un asiento en salida de emergencia. El vuelo iba a un 85% de factor de ocupación, en su mayoría se veía que eran viajeros de negocios.

Estas son alguna imágenes del vuelo de ida en la Clase Premier del vuelo MEX-BOG donde no hay foto de la comida por que me quede súbitamente dormido.

El despegue se efectuó a tiempo. Los nuevos asientos del 737 MAX son diferentes a los del 737 normal, en este caso son de cuero color negro y tienen un diseño más moderno, al igual que el sistema de entretenimiento que es incluso más moderno que el que se encuentra en los Boeing 787 dreamliner.

Una vez estabilizado en vuelo se brindó el servicio de desayuno, el cual consistió en huevos revueltos acompañados de hongos y patatas, ensalada de frutas, bollería dulce y yogur.

Me dispuse a ver Mamma Mia! 2 en el vuelo que la verdad se me hizo super corto duro 3 horas y 20 minutos, muy similar a un vuelo Tijuana-Mexico.

Durante el descenso a MEX gracias a que se encontraba muy despejado, pudimos ver del lado derecho los volcanes Popocatepetl e Iztaccihuatl.

En general un buen vuelo y el 737 MAX me pareció un avión muy confortable.

SALA VIP LATAM Bogota

Después de un par de días en un nuevo destino que tenía muchas ganas de conocer ( puedes dar click aqui para ver la reseña de Bogotá) era tiempo de retornar a México.

Mi vuelo salía temprano por la mañana según recuerdo era a las 8:50AM, así es que salí del hotel al eso de las 5AM ya que había escuchado que en Bogotá se hacen atascos de tráfico intensos, además mi vuelo salía en lunes y no quería perder mi vuelo, así es que más vale llegar temprano.

Además me demoro mas de 1 horas pasar filtros de seguridad y control de pasaportes. La verdad es que el aeropuerto de BOG es el aeropuerto menos amigable que he conocido en sus procesos con los pasajeros al llegar al país, demore más de 1 hora en pasar migracion tambien.

Ya una vez terminado el cruce por filtros de seguridad y control migratorio y al borde de una crisis nerviosa por el mar de pasajeros haciendo fila me dispuse a irme gracias a mi Priority Pass a lagun Lounge del aeropuerto, tenia la opcion el de Avianca o el de Latam, pero previamente había leído reseñas de ambos y el mas tranquilo y con mejor seleccion de alimentos era el ultimo, asi es que opte por este.

El Lounge se encuentra frente a la puerta 34, esta en el segundo piso, así es que debes subir en ascensor o por escaleras, al llegar me recibieron en la recepcion 2 señoritas muy amables, que me registraron y me informaron la puerta de salida de mi vuelo ( en ese entonces Latam no era miembro de Skyteam ni socio de Aeroméxico, así es que este gesto de amabilidad me agrado mucho).

El Lounge es abierto ( así me gustan) y con vista a la terminal, salas y tiendas.

Tiene una zona que es abierta además de otra que está techada y que es más privada.

La selección de alimentos por ser temprano por la mañana se limitaba a fiambres, quesos, frutas, yogures; así como bebidas sin alcohol

El lounge cuenta con duchas y otras amenidades, la verdad es que es muy grande y amplio y no es tan concurrido de pasajeros, ademas su diseño me parecio sobrio y elegante.

Como era tan temprano no tenia mucho apetito así es que opte por esto para desayuno; Capuccino, frutas, panes y unos fiambres acompañados de jugo de naranja y jalea de fresas.

En conclusión un excelente lounge para esperar tu vuelo. Me hubiera gustado estar allí en la tarde ya con mas bebidas alcoholicas y champagne ( Latam ofrece champagne en sus salas VIP) y mas aperitivos y comida sustanciosa.

BOGOTÁ en menos de 48 horas

Aterrizamos después de un vuelo nocturno de MEX a BOG en un 737 MAX de Aeroméxico donde viajamos en Clase Premier. Después de hacer migraciones y aduana tomamos un UBER que nos llevó a nuestro hotel IBIS Museo, el cual nos cobró aproximadamente unos 9 USD

1OAM IBIS MUSEO BOGOTÁ

Después de hacer nuestro check- in en el hotel nos dispusimos a desayunar después de un largo vuelo, enfrente de hotel había un restaurante que por 4USD nos ofrecieron una especie de omelette con hongos y verduras, acompañadas de pan, jugo de naranja y un buen café colombiano como debe ser

12PM MUSEO BOTERO ( Calle 11 #4-41)

Nos dirigimos al museo Botero, para apreciar un gran número de obras de arte del pintor colombiano, el museo se encuentra cercas del centro.

Allí se pueden encontrar 123 obras del pintor y 85 de artistas internacionales que son parte de la colección del autor. La verdad es que hay que dedicarle unas 2 horas a este museo por que es muy amplio y tiene una colección muy amplia.

3PM LA PUERTA FALSA (Calle 11 #6-50)

¿Por que no ir al restaurant mas antiguo de Colombia que data de 1816 a comer comida tradiciona colombiana?

En este caso optamos por ir a este lugar y probar por primera vez comida colombiana, en este caso comí un tamal y un “ajiaco” que es un cocido o caldo típico de del país, el cual consta de una base de patatas, maíz, pollo y se acompaña con aguacate, crema, arroz blanco y alcaparras

Todo acompañado de una deliciosa cerveza Club Colombia

5PM Plaza de Bolivar (Carrera7 #11-10, Barrio de La Candelaria)

Después de comer y perdernos por las calles del centro de Bogotá y comprar algunos souvenirs decidimos ir a la Plaza de Bolivar.

En esta plaza se encuentra una catedral, el capitolio y la presidencia de la nacion, tambien es un esapacio abierto para caminar o para el esparcimiento donde hay shows callejeros, se venden cosas y a sus vez puedes compar algo de comida callejera

Desgraciadamente no pudimos continuar el tour este dia por que nos sorpredio un aguacero intenso que hizo que nos mojaramos los zapatos y la ropa por no ir con un paraguas

DIA SIGUIENTE

9AM CERRO MONSERRATE

A la mañana siguiente decidimos ir al Cerro de Monserrate, donde se pueden tener vistas espectaculares de Bogotá.

Hay dos formas de llegar alli, subiendo en teleferico o bien a pie por un sendero, la verdad es qeu con la altura de Bogota que es mayor que Ciudad de Mexico y yo al vivir a la altura del mar no quise arriesgarme y preferi la manera facil, segun recuerdo cobran aprox 5USD por subir.

Mientras vas subiendo tienes vistas espectaculares de Bogotá hasta que llegas a la cima.

Arriba del cerro la altura me causo estragos e incluso llegue a marearme y por poco me desvanezco pero gracias a mi amigo que me acompañaba y a un te de hoja de coca con “panela” (azúcar morena) que venden pude sentirme un poco mejor.

Arriba hay una iglesia, así como restaurantes, cafés y una especie de mercadillo donde venden souvenirs, artículos y comida típica colombiana todo a precios asequibles, recomiendo comprar aqui los souvenirs por que son mucho más baratos que en la ciudad.

4PM CENTRO DE BOGOTÁ (Carrera 6)

La idea era ir al Museo del Oro pero ya no íbamos a alcanzar por ser domingo, así es que preferimos caminar por el centro de Bogotá y mezclarnos con los habitantes de la ciudad, hay mucho movimiento por la carrera 6, muchos vendedores ambulantes y vendedores de comida

En un restaurante de la zona decidí comer la “Bandeja Paisa” que es el plato insignia de la gastronomía colombiana, el cual consiste en frijoles, banana frita, arroz, morcilla, chorizo, carne, arepa y aguacate.

8PM ZONA “G” ( Carrera 5 esquina con 72-A)

Se llama “Zona G” por Gatronomica, asi como hay una “Zona T” de Trendy, esta area de Bogota tiene varios sitios de restaurantes y lugares para beber. Elegimos BBC Bogota Breer Company.

Este sitio tiene una oferta de cervezas bastantes buenas así como una carta simple pero bien elaborada, acompañamos las cervezas con una pizzas elaboradas allí y decidimos pasar la noche en este sitio que esta muy agradable.

L’Orangerie Alvear Palace en Buenos Aires : Afternoon High Tea

Siempre que venía a Buenos Aires queria ir a L´orangerie ubicado dentro del que se puede considerar el hotel más lujoso de la capital porteña, siempre por motivos de agenda o porque no me alcanzaba el tiempo no lo concretaba.

En este último viaje de enero 2020 (antes de la crisis del coronavirus) , pude ir y esta fue mi experiencia, desgraciadamente tenia mas imagenes pero mi teléfono se averió y se perdieron casi todas las fotos y solo rescate algunas de mi s redes sociales.

Llegue a eso de las 5PM por que era la hora del te, al no estar lleno el lugar me pudieron acomodar dentro del del patio que está acristalado el cual es bellisimo.

Apenas nos sentamos apareció un camarero extremadamente bien “atildado” ( bien vestido, esta palabra ya no la usan en México desgraciadamente) y con guantes blancos el cual se presento y nos brindo la carta para que decidieramos que te o infusión queríamos tomar.

Yo me fui por el Alvear Blend el cual es una mezcla de té negro + cítricos del mediterráneo + almendras + pétalos de rosas. Este blend fue creado por Inés Berton que es la dueña de Tealosophy en Buenos Aires y se dedica a crear blends de té, aparte ella es una de las mejores sommeliers de té del mundo.

Hay que mencionar que las mezclas de té se realiza en el momento y no son en bolsita, además de que la vajilla es muy elegante y está fabricada por Noritake en Japón.

Llegó la torre con todos los duces y emparedados que describire a continuacion:

Piso superior: Pastelitos, mini opera, mini lemon tarts, mini crumble de manzana

Piso de en medio: Emparedados de salmon con crema y caviar, emparedados de pepino y eneldo, emparedados de roast beaf

Piso inferioir: Emparedados de miga de queso con toma deshidratados, jamon con queso.

Aparte te traen un plato con scones tibios y jaleas de naranjas y frutos rojos así como crema de limón.

Por ser domingo el dia que fui, el champagne era ilimitado. Me bebí unas 3 o 4 copas. Quiero destacar que nuestro camarero nos ofreció llenar la tetera con más té en varias ocasiones, pedimos una segunda ronda de té y no nos la cobraron al igual que las copas adicionales.

¡La tetera tiene una asa acolchada para que no te quemes los dedos!

Ya al final después de tanta comida nos dijeron que si queríamos una tartaleta que traen en un carrito, yo estaba full pero igual la pedí para probarla ya que estaba incluida en el precio, había las clásicas como cheesscake, opera, milhojas, tartaleta de queso, pero yo me decanté por una tarta de manzanas caramelizadas en forma de rosca.

La tartaleta estaba muy buena pero la verdad es que ya habia comido demasiado.

El costo del te fue aproximadamente 30-35 dólares para 2 personas ya con todo incluido.

La verdad es una experiencia muy agradable si vas a Buenos Aires y te gusta tomar el té, es algo que es casi imposible de encontrar en México con ese mismo nivel de calidad y entorno.

#Latam50BestRestaurants Narda Comedor en Buenos Aires

Cuando supe que Narda Lepes abriría un restante en  Buenos Aires no dude en poner a Bs. As. En mi lista de próximos destinos, aparte de que la capital porteña es uno de mis destinos preferidos en el mundo. Soy fan de Narda Lepes desde el 2005 aproximadamente, cuando se empezó a emitir programas en el canal de cable El Gourmet donde salía preparando recetas de su autoría  o bien haciendo viajes por el mundo para descubrir su gastronomía como Marruecos, Inglaterra, Grecia, Vietnam o Japón.

También el 2008  hice un viaje a la Argentina donde aproveche para comprar su primer libro que publico ese año llamado: Comer y pasarla bien, el cual guardo con mucho recelo en mi casa.

Bueno en pocas palabras soy súper híper mega fan de Narda y su estilo desenfadado para cocinar y expresarse, tanto así que ella me motivo a ir a Marruecos por la forma en que te transmite su experiencia.

Esa noche no hice reserva, llegue directito al restaurante  ubicado en Belgrano en Mariscal Sucre #664. Al llegar la entrada es súper discreta, solo hay un pequeño anuncio que dice NARDA muy al estilo nipón.

Al ingresar, la decoración del lugar es muy desenfadada, con un toque retro 60s/70s de la barra, y en general muy blanco y lumínico sin estridencias. El lugar estaba lleno sobre todo de  brasileiros bien atildados  que parecía que empezaban la noche y después se irían de fiesta por Bs. As.

Me asignaron mesa y al minuto se apareció una camarera con acento “venezolano” súper simpática y chévere  quien me mostro la carta que a continuación pongo:

Aclaro que los precios son de hace más de un año, por lo que no están actualizados. Los platillos están escritos en idioma “nardeano” ósea con las palabras que usa Narda, no tienen muchas explicaciones los platillos de cómo están compuestos pero están escritos de una manera muy original que hace que pongas a trabajar la imaginación o bien preguntes a tu camarero de que va cada platillo. ¿Quizás sea para dejar mucho a la imaginación y que cuando recibas tu plato te lleves una sorpresa?

Nos pedimos una burrata con higos, ciruela y jamón crudo; vino tinto y un “hallumi” con palta que describiré más delante.

La mesa está decorada muy simple sin ornamentos excesivos ni estridencias, solamente hay una base al borde la mesa para poner platos y un   contenedor cuadrado de madera donde van los cubiertos y los puedes tomar a libertad.

Nos  pusieron una “manteca al techo” que es una mantequilla con especias y flores decorativas y unos trozos de hogaza de masa madre que estaba muy bueno.

Al estar sentados cercas de la barra podíamos ver las creaciones  de mixologia del bartender.

Llego el primer platillo que era la burrata estilo capresse.

Explico el plato, era una burrata que  es una  bola de mozzarella rellena de crema ( la cual al partirla obviamente sale crema), pero estaba con un twist muy “a lo Narda” tenía avellanas fritas, eneldo,  hojas de albahaca ( obviamente)  así como hojas de cilantro pero no ese cilantro mexicano que tiene un sabor muy invasivo y destructor sino que era un especie de cilantro asiático más suave.

Tenía obviamente tomatitos mini, jamón crudo  o serrano ( amo el jamón serrano) y todos estaba  bañado en una salsa de pesto muy  suave de sabor a hierbas pero que estaba un poquito salada, al mezclar los sabores que en si eran de un sabor suave con el pesto salado se equilibraba muy bien todo. Una combinación bien armada y con mucha lógica que me encanto.

Después llegaría el hallumi asado, que el hallumi es una queso de la isla de Chipre en el mediterráneo, este queso que ignoraba su existencia porque en México no lo encuentras tiene una textura similar al queso feta pero combinada con un queso más blando como el queso panela o bien el queso de burgos en España, es como si el queso feta y uno blando tuvieran un hijo y sale el hallumi que no es salado en sí pero tiene una textura semi granulosa  pero es compacto a la vez.

El hallumi venia ligeramente asado acompañado de media palta o aguacate que a su vez tenia cebollas  moradas en conserva estilo japonés, cilantro,  maní ,  semillas de mostaza y  estaba  bañado con una salda estilo oriental tipo tailandesa de chile  un poco dulce.

Este último plato fue el que más me cautivo por la combinación de elementos asiáticos y mediterráneos que daban un contraste entre sí pero  que a la vez se unían de una forma donde  hacían una sinergia explosiva de sabores muy “umami”

El restaurant  ofrece esta mezcla de sabores y  platillos orientales, asiáticos y mediterráneos  muy en sintonía con la onda de Narda y su forma de cocinar que me encanta.

Puedes encontrar en el lugar productos que vende Narda, desgraciadamente esa noche no la encontramos allí laborando, tenía muchas ganas tan siquiera de verla de lejos, pero a la próxima que pueda vuelvo.


No hubo postre, por que en una ciudad como Buenos Aires hay que medirse con la comida si no quieres que a tu regreso subas de peso.